Hernia discal lumbar, síntomas y alternativas

  • hernia discal lumbar

Vivir con dolor puede ser una terrible carga, la cual no permite a la persona llevar a cabo las actividades que los demás llevan a cabo, lo que en realidad puede ser frustrante. Lamentablemente esto es lo que viven gran cantidad de personas que sufren lo que se conoce como hernia discal lumbar. Este padecimiento empieza en la columna, la cual está formada por 24 vértebras; uno de los objetivos que esta parte de nuestro cuerpo tiene es la de cubrir la medula espinal. Entre cada una de las vértebras se encuentra un disco.

Por su parte, lo que se conoce como lumbar, es la que está formada por cinco de las vértebras que mencionamos, por su puesto, con sus discos correspondientes, y es precisamente en esta zona en donde se llega a dar en las personas la hernia discal.

¿Cómo es que se produce la hernia discal lumbar?

La zona lumbar es la que más se fuerza cuando hacemos movimientos bruscos o cargamos cosas pesadas, pues es en donde recargamos el cuerpo, y con el paso del tiempo los tejidos que protegen a cada uno de los discos se van perdiendo, hasta que se tiene la hernia. Aunque no suena como algo tan malo, la realidad es que el dolor sí puede llegar a serlo en las personas que lo padecen día a día.

Los síntomas de este padecimiento son:

  • Este es una de los síntomas principales, con el cual después de tiempo de no existir mejoría, la persona sabe que algo anda mal, y con base al nivel de dolor que se tenga será que se solicite o no ayuda. Hay quienes toman analgésicos y estos les alivian las molestias de manera temporal, sin embargo si el dolor sigue volviendo es necesario pedir la ayuda de un especialista en esta área médica.
  • Postura incorrecta. Cuando el dolor se empieza a volver muy molesto, por lo regular las personas que lo padecen intentan encontrar posiciones que les permitan estar más cómodos, y así poder realizar sus actividades cotidianas. Solo que el dolor alcance niveles muy fuertes será que las personas se puedan sentir incapacitadas para realizar cualquier tipo de actividad.
  • Falta de sensibilidad. La sensibilidad empieza a perderse también en niveles de desgaste y dolor avanzados.
  • Este se da en alguna de las extremidades, puede ser una pierna o un brazo.
  • En la misma zona en donde el dolor es provocado por el roce del disco con las vértebras.
  • Inflamación. Debido al roce que se da entre el disco y la vértebra, el área se va lastimando y a consecuencia de esto, se inflama.
  • Falta de fuerza. Se da por el dolor y el desgaste de la zona.

Los síntomas se pueden manifestar de distinta manera e intensidad en cada persona, esto se debe en parte al nivel del daño que exista y el lugar en donde los discos y las vértebras estén teniendo fricción.

Aunque invariablemente, con el tiempo es probable que un porcentaje elevado de la población mundial tenga este padecimiento por diferentes factores, especialmente por el desgaste de la edad, hay ciertas cosas que podemos tomar en cuenta para evitar que suceda, una de ellas es el acostumbrarse a adoptar siempre una postura correcta que impida que las vértebras se desgasten, otra es evitar cargar cosas demasiado pesadas; el sobrepeso también es un factor importante en este padecimiento, pues mientras más cargue la columna, más trabajará y se forzará. Por último el no llevar a cabo ninguna actividad física también puede contribuir a que este mal se desarrolle.

Es importante que los especialistas expliquen todo esto a sus pacientes para que puedan entender de la mejor manera lo que le está sucediendo a su cuerpo. De igual manera, una persona que sienta dolor intenso en la zona lumbar, y que no desaparece con los días, debe buscar ayuda profesional, primero para determinar de qué se trata y de dónde proviene realmente el dolor, y segundo para dar el tratamiento adecuado.

En el caso de la hernia discal lumbar, afortunadamente hoy en día se cuenta con diferentes opciones de tratamiento. Algunos de estos tratamientos se basan en terapias y ejercicios, lo que solo funciona cuando el nivel de daño no sobrepasa lo que los médicos consideran como razonable; estos ejercicios se caracterizan por ser suaves y repetitivos y el objetivo que tienen es que la persona pueda vivir sin dolor, lo que para muchos llega a funcionar a la perfección, sin embargo no para todo es igual, y habrá quienes deberán optar por otra alternativa si esta no les funciona.

Existen otros remedios como la ozonoterapia, que al día de hoy ha demostrado buenos resultados; también llega a recomendarse reposo y fajas entre algunos otros más, lo que dependerá de la situación particular de la persona.

Después de que se han probado diferentes opciones de tratamiento sin éxito, es probable que el médico especialista les haga saber que el único remedio que queda disponible es la cirugía para corregir el problema desde la raíz. Por supuesto, este procedimiento solo debe llevarse a cabo por un médico que sea especialista y esté preparado, que cuente con la experiencia y el equipo médico y quirúrgico adecuado, así como las instalaciones para llevar a cabo el procedimiento.

Como se puede ver existen diferentes alternativas para tratar esta condición, pero todo dependerá de la gravedad de los síntomas de la persona.

En Columna Vertebral somos un grupo de médicos especialistas en este padecimiento, y contamos con tratamientos poco invasivos para tratar el mal de la hernia discal lumbar. Sabemos que hoy en día, demasiadas personas viven con este dolor y lo han tenido que hacer parte de sus vidas, pero no tiene porqué ser así, cuando existen soluciones que pueden ayudarlos a decir adiós a estas molestias y a tener una mejor calidad de vida, la cual les permita trabajar y llevar a cabo las actividades de las que tanto disfrutan.

Si desean obtener una cita con alguno de nuestros especialistas, no duden en llamarnos, los invitamos a contactarnos hoy mismo y a darse la oportunidad de vivir de una vez por todas sin dolor.