En qué consiste el trabajo de un especialista en columna vertebral

  • especialista en columna vertebral

La columna vertebral es una de las partes más importantes de nuestro cuerpo, por eso requiere de cuidados específicos cuando empieza a molestar o a causar dolor que interfiera con las actividades diarias, y antes esto lo mejor es acudir con el especialista en columna vertebral.

La columna vertebral puede sufrir de varios padecimientos a lo largo de la vida, es por eso que el especialista debe contar con una preparación completa sobre este importante hueso, esto incluye conocer por completo su anatomía, entender cada uno de las afecciones que se pueden desarrollar en ella, y por supuesto sus posibles tratamientos para combatirlas y eliminarlas.

Un especialista en columna vertebral debe prepararse como cualquier médico, y aparte tomar su especialidad en esta área del cuerpo, para así, poder tratar los males que aquejan a la columna vertebral y así devolver la salud, la vitalidad y el movimiento al paciente.

  • Hernia discal lumbar. Esta sucede cuando por la edad y el tiempo, ocurre un desgaste y las vértebras de la columna en la parte lumbar, empiezan a rozar con los discos, trayendo a la persona que sufre esta afección molestos dolores, que pueden ir de leves a fuertes, los cuales pueden tratarse con diferentes alternativas, desde terapias físicas y reposo, hasta procedimientos quirúrgicos para los casos más graves y que no han respondido exitosamente a otras opciones de tratamiento.
  • Esta afección también es causada por la edad, lo que sucede es que el canal de la medula espinal se acorta, ocasionando a la persona un fuerte dolor.
  • Se trata de una infección ocasionada por bacterias, también causa fuertes dolores a quien la padece, lo que lleva a la persona a buscar ayuda médica.
  • Este padecimiento se refiere a una desviación en la columna vertebral, a pesar de los estudios médicos, aún no se ha encontrado lo que ocasiona que esto suceda, la mayoría de las veces durante la adolescencia.
  • Ciática. Se trata de un dolor que es ocasionado por daño en el nervio ciático, de ahí el nombre que se le da
  • Lordosis.
  • Lumbagia

Todas estas afecciones tienen en común el dolor que significan para las personas que las sufren; los tratamientos siempre dependen del nivel del daño que exista, hay quienes con terapia física y medicamentos para controlar el dolor pueden continuar con su vida sin mayor problema, sin embargo para quienes la situación es más delicada, el tratamiento quirúrgico puede llegar a ser su única opción.

El trabajo de un especialista en columna vertebral consiste en recibir a los pacientes en busca de su ayuda, para que él con base en su experiencia y con la ayuda de los exámenes correspondientes, pueda determinar cuál es exactamente el padecimiento que se está haciendo presente en la persona. De igual manera, deberá diagnosticar el nivel en que el padecimiento se encuentra y así dar paso al mejor tratamiento.

La mayoría de los especialistas en columna, antes de recurrir a cualquier tipo de operación, será normal que intenten tratamientos alternativos como la terapia y el reposo con la ayuda de ciertos medicamentos indicados para estas condiciones. La cirugía siempre debe dejarse como última alternativa, por ser el procedimiento más invasivo para la persona.

¿Cómo saber si se está sufriendo una afección de la columna vertebral?

Hay ciertos síntomas que indican que está sucediendo algo anormal en esta importante zona del cuerpo, y a los cuales se debe prestar atención y no esperar a que empeoren para buscar ayuda médica.

  • Este sin duda es el síntoma que permite que las personas se den cuenta de que algo está ocurriendo en su cuerpo, cuando este ya no es controlable o interfiere en las actividades cotidianas, lo más común es que se busque la opinión de un médico general quizás en un inicio, sin embargo el dolor en la espalda, columna o zona lumbar es suficiente para que se busque la atención de un médico especialista en la columna.
  • Recordemos que finalmente la columna se encuentra conectada de principio a fin, y de igual manera el resto de nuestros huesos, es por eso que en muchos casos y cuando el dolor es fuerte, este puede llegar a irradiarse a la cabeza.
  • Debilidad en las extremidades. Esto es normal cuando ya existe un daño avanzado en la columna, el cual no permite la movilidad normal en piernas o brazos, no necesariamente tienen que fallar todas ellas, en algunas ocasiones es solo un pie o pierna los que se sienten con poca fuerza.
  • Posturas incorrectas. Con afán de mejorar el dolor, en muchas ocasiones quienes sufren de padecimientos en la columna vertebral, intentan cambiar de posición hasta encontrar aquella que mejor les hace sentir, con la que se sienten más cómodos o la que disminuye de manera significativa su dolor, y aunque esto puede resultar, definitivamente no es lo más recomendable, ya que en algún momento se tomará la postura normal y el dolor regresará, lo mejor es tratarlo de raíz y no esperar a que empeore.
  • Estos pueden darse debido al dolor de cabeza que se produce en algunos casos, sobre todo cuando es muy fuerte.
  • Dolor en el cuello. Al igual que con la cabeza, como ya lo mencionamos, el dolor puede irradiarse. La columna vertebral es un hueso largo y puede afectar distintas partes del cuerpo cuando algo en ella no funciona bien o está interfiriendo con su función.

Si alguna persona que conocen o ustedes mismos, están sufriendo algún dolor o síntoma como los que hemos mencionado, en definitiva lo mejor que pueden hacer es buscar la ayuda y el apoyo de un especialista en columna vertebral, ya que solo él podrá ser la persona adecuada que podrá dar tanto el diagnóstico, así como el tratamiento correcto.

En Columna Vertebral ustedes podrán encontrar a los especialistas en esta zona del cuerpo, quienes con mucho gusto los atenderán siempre brindando un trato respetuoso, amable y sobre todo profesional, con el objetivo de estudiar a detalle su caso y otorgar el tratamiento que los ayude a mejorar significativamente su calidad de vida.

Con Columna Vertebral, sí se puede vivir sin dolor.